Blog

RSS

La visión de un futurista llamado Ramón Llorens Barber

26-11-2019


La visión de un futurista llamado Ramón Llorens Barber

A raíz de la donación de Ramón Llorens Barber -por medio de sus dos hijas- y de las vivencias y experiencias de este hombre, publicamos esta breve historia de vida…


Este artículo trata de un hombre con visión de futuro, que se marcó la misión de recoger testimonios del pasado para que las nuevas generaciones conocieran todo con lo que nuestros/as antepasados/as trabajaron y utilizaron en su vida cotidiana, así como sacar del analfabetismo a sus convecinos/as. Sólo conozco a otro hombre igual: Fernando García Fontanet.


Ramón Llorens vivió desde su infancia una vida muy intensa, debido en parte a la profesión de su padre, Guardia Civil, que les hacía trasladarse a distintos pueblos de la Marina Alta, Benidorm, la Hoya de Altea y, finalmente, a la propia Altea.


Conocedor de los problemas culturales que existían en esa época, trató de inculcar a la población rural y marinera el hábito a la lectura. Comenzó poco a poco a crear la biblioteca de Altea, de la cual acabó siendo bibliotecario titular. Con su afán de extender los conocimientos a más vecinos y vecinas de la zona, realizaba viajes a Altea la Vieja, la Olla de Altea, etc. con un bibliobús; cada semana hacía sus rutas con su propio vehículo lleno de libros, poniendo al servicio de los vecinos/as una biblioteca rodante. Junto a un socio, creó una academia en el Albir para formar a la gente, ya que el analfabetismo era uno de los males de la época. Se había sacado en Alicante el título de Perito Mercantil, pero su vocación era la de enseñar, por lo que continuó estudiando en su tiempo libre hasta terminar Magisterio.


Cuando compró una casa en la pedanía ilicitana de Balsares, para hacer la vida a sus vecinos y vecinas más cómoda, propuso solicitar la instalación de la luz y el agua potable; se encargó de todos los trámites burocráticos con el Ayuntamiento de Elche e Iberdrola y consiguió dichas instalaciones, que dieron un giro total a la pedanía y sus gentes.


En esta segunda casa, Ramón recogía todo tipo de enseres que sus vecinos y vecinas retiraban, ya que él quería que quedaran como testimonio de vida.


Este hombre fue un visionario, sabía que una parte importante para salir del oscurantismo, del analfabetismo de la época, era la cultura y luchó para conseguir que editoriales importantes de este país se involucraran en facilitarle medios para escribir y publicar libros. Su lucha obtuvo frutos, tal vez no se le haya recompensado por ello oficialmente, pero les queda a sus familiares la satisfacción de que su padre trabajó durante toda su vida por conseguir cuantas mejoras fueran necesarias, para hacerles la vida más cómoda a sus amigos y amigas.


Autora: Mari Carmen Díez, voluntaria del Museo Escolar.

¿Quiéres conocer todas nuestras novedades?

¡Suscríbete a nuestra newsletter!


Mecenazgo

Mecenazgo

Multimedia

Multimedia

Multimedia

Colecciones

Premios y reconocimientos



Top