Exposiciones

Cabezudos. Un elemento popular en fiestas religiosas

 

Del 1 de diciembre de 2017 al 11 de febrero de 2018

Colabora Sociedad Venida de la Virgen

 

Desde hace siglos encontramos en fiestas de toda España las comparsas de cabezudos, a veces acompañadas de gigantes y otras veces con entidad propia. Consisten en grandes cabezas elaboradas con materiales ligeros que se portan sobre los hombros, normalmente caracterizadas como personajes burlescos o típicos, que desfilan durante las fiestas para amenizar a los asistentes con sus bailes y piruetas, a menudo repartiendo caramelos o interactuando con el público.

Su  origen parece estar ligado al Corpus Christi, aunque pronto se extendieron a todo tipo de celebraciones. En Elche son figuras indispensables en las fiestas de San Pascual y en la Venida de la Virgen, en cuyos programas se documenta su presencia desde principios del siglo XIX, aunque se sabe que viene de antes.

Estos elementos de aspecto cómico y naturaleza popular, que danzan para entretener al público en las procesiones religiosas, parece tener su origen en la representación de los descendientes de las tribus bíblicas de Sem, Jafet y Cam que simbolizan a "europeos, negros y gitanos". A menudo se acompañan de los gigantes, más majestuosos, que en origen representaban a todas las razas del mundo conocido. Con ello se simbolizaba, en origen, a todos los pueblos de la tierra que adoraban la Eucaristía en la procesión del Corpus Christi. 

Poco a poco fueron perdiendo este carácter religioso para convertirse en un elemento meramente festivo, al mismo tiempo que aparecían otras comparsas que acompañaban procesiones como la Venida de la Virgen bailando o desfilando con ricos trajes: turcos, cristianos, viejos, enanos, locos, niños...

Los cabezudos que se exponen en esta muestra pertenecían a la Sociedad Venida de la Virgen y fueron usados hasta los años 90 del siglo XX, cuando fueron sustituidos por los que desfilan actualmente en la procesión del día 29 de diciembre. Si nos fijamos en la fotografía de mediados de los años 50 que vemos en esta exposición, comprobaremos que no aparecen los mismos cabezudos que se exponen. Estos seguramente fueron adquiridos en Valencia en los años 60.

Hacia el año 2002 fueron donados por Manuel Ibarra, de la Peña 'El Caixcabot', quien los rescató de un patio a la intemperie, por lo que se encontraban en un estado de conservación muy precario. El taller de restauración del Museo Escolar de Pusol los restauró para que recuperaran su colorido original, con el que los vemos actualmente.

Vuelve a actividades

  • Cabezudos. Un elemento popular en fiestas religiosas

¿Quiéres conocer todas nuestras novedades?

¡Suscríbete a nuestra newsletter!


Mecenazgo

Mecenazgo

Multimedia

Multimedia

Multimedia

Colecciones

Premios y reconocimientos



Top