Exposiciones

Mujer rural, el trabajo invisible

Del 4 de marzo al 9 de mayo de 2021


Esta exposición se centra en reconocer la inestimable labor que tradicionalmente ha desempeñado la mujer en el campo, cuya presencia, a menudo, pasa desapercibida cuando se habla del medio rural.


Ambientada a principios del siglo XX, la muestra presenta una figura central, simbolizando a la mujer del Camp d’Elx, rodeada por una selección de elementos que muestran tan solo una parte de su realidad: las numerosas tareas a las que tuvo que hacer frente para subvenir a las necesidades del hogar.


Históricamente relegada en el conjunto de la sociedad, la mujer ha sido tradicionalmente  considerada como centro de la familia, su cometido primordial era el de casarse y tener descendencia,  por encima de cualquier otra cuestión.


La relevancia de la mujer rural en la sociedad siempre estuvo supeditada a su función de madre y esposa, recayendo sobre sus hombros la responsabilidad de educar a los/as hijos/as, asegurando una continuidad demográfica y cultural en el entorno rural, considerándose un complemento necesario para que el hombre realizase su labor y la sociedad consiguiese prosperar. Por mucho que fuera su esfuerzo y su trabajo, siempre se la ha considerado como «una ayuda para el cabeza de familia».


En esta descripción se resume, si bien desde cierta distancia (de clase, de género, de formación), la interminable labor que ha desempeñado la mujer rural en el seno de la familia, de la casa y de la hacienda:


«En el campo, la mujer gobierna la casa, prepara la ropa y la comida, y cría a sus hijos como la mujer de la ciudad, pero además desempeña funciones importantísimas de que se halla libre ésta. Ella cuida de los animales de corral y frecuentemente de las bestias de labor; hace cultivar o cultiva ella misma el jardín y la huerta inmediatos a la casa; es ella la que lleva a cabo casi todas las compras y aún casi todas las ventas, y es siempre una activa colaboradora del hombre del campo en todos sus trabajos y en todas sus empresas».


Martí Alpera, F. (1911). Las escuelas rurales. Gerona: Dalmau Carles.


Aunque la ocupación principal de la mujer en el Camp d’Elx ha sido la de ama de casa, el trabajo vinculado a la industria del calzado, principalmente a domicilio, se extendió durante todo el siglo XX, hecho que no dejaba de considerarse un complemento a la economía familiar, eminentemente agrícola:


«Durante todo el año la madre, como ama de casa, y las hijas, si las hay, cosen la ropa, lavan y arreglan los animales domésticos de la casa, también hacen faena, tal como hacer soga de cáñamo para las suelas de las alpargatas, industria que se halla en Elche, y se reparte faena a las mujeres del campo y de la ciudad»


Archivo del Museo Escolar de Pusol. (c. 1990), inédito

Vuelve a actividades

  • Mujer rural, el trabajo invisible

¿Quiéres conocer todas nuestras novedades?

¡Suscríbete a nuestra newsletter!


Mecenazgo

Mecenazgo

Multimedia

Multimedia

Multimedia

Colecciones

Premios y reconocimientos



Top